Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como Fe

"¿Encontrará fe en la tierra?" - Por Manuel Sonora

“No obstante, cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará fe en la tierra?” (Lucas 18:8) Me da preocupación leer en mis contactos muchos amigos que han perdido la fe completamente. Dudan de que haya un Dios misericordioso y amante en los cielos y que esté profundamente preocupado por su creación. Y por supuesto han perdido toda fe y confianza en la Biblia, debido a que muchos cristianos hacen mal uso de ella buscando solo sentencias condenatorias y amenazas para la humanidad y enfatizando el tema del pecado y del castigo correspondiente.  Pero lo más preocupante es que no les falta razón. Yo veo a mi alrededor tantas injusticias. Tanta ingratitud y malas acciones que caen por lo general en gente buena, temerosa de Dios y que se esfuerza en hacer su voluntad.  Y me irrita sobremanera leer esos mensajes ramplones en donde con un versículo de la Biblia se nos promete que recibiremos bendiciones en esta semana o que Dios tiene preparado para nosotros un cúmulo de bendiciones y

¿Magia o fe? - Por Arturo Rojas

  El movimiento pentecostal evangélico y el carismático católico en el siglo XX en la iglesia, así como las terapias cognitivas conductuales y la programación neurolingüística en psicología, e incluso la filosofía analítica de pensadores como Ludwig Wittgenstein y la llamada Ontología del lenguaje de Rafael Echeverria, vienen de un modo u otro llamando nuestra atención al potencial que las palabras pueden llegar a tener en el propósito de transformar o modificar nuestra conducta y circunstancias, de manera favorable o desfavorable indistintamente. En la iglesia el principal argumento para sostener este potencial ha sido la afirmación de que la imagen y semejanza divinas plasmadas en el hombre le confieren a las palabras del ser humano un poder similar al que posee la palabra de Dios. Pero ante un planteamiento tan ambicioso como éste, debemos preguntarnos con seriedad si no estamos asignando a las palabras un poder excesivo que en realidad no tienen, traspasando los linderos de la fe s