Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como Ciencia y fe

El Adán genealógico, un compromiso entre la historia bíblica y la ciencia evolutiva - Por Alfonso Ropero

      La sombra de Adán es alargada y planea sobre el solar evangélico conservador estadounidense. A muchos les inquieta pensar que es la sombra de una ficción, de un fantasma que nunca fue, y se esfuerzan por todos los medios a su alcance en defender y demostrar que en el principio de la humanidad hubo un hombre, una pareja, Adán y Eva, de la que todos procedemos. Nos legó el regalo amargo del pecado que pasa de generación a generación como una maldición, pero a la vez, representa la promesa de un Adán escatológico ( ho eschatos   Adam , 1 Co 15:45 ), un segundo Adán que pondría remedio a tal mal. Este postrer Adán no es otro que Jesucristo, pero si no hubo tal Adán, entonces el nuevo Adán parece quedar sin justificación, sin fundamento. Ahí está la pelea y el debate que desde hace unos años enfrenta a los evangélicos norteamericanos [1] , cuyo cénit lo alcanzó William Lane Craig con su obra El Adán histórico. Una exploración bíblica y científica ( Kerigma 2021) , motivo de muchos est

La ciencia moderna y la inerrancia bíblica - Por Alfonso Ropero

LA CIENCIA MODERNA Y LA INERRANCIA BÍBLICA. Copérnico, Lutero y Calvino El caso Galileo ha pasado a la historia como un ejemplo del conflicto entre la fe y ciencia moderna, que en la mente popular figura como una muestra de la intolerancia de Iglesia respecto al avance de la Ciencia [1] . El tema es muy amplio y complejo, pero para nuestro propósito baste hacer notar que, como en su día señaló Pierre Grelot, uno de los biblistas más prestigiosos del siglo XX, “el fondo del asunto Galileo era una discusión sobre la inerrancia de la Escritura. En opinión de sus jueces, al enseñar Galileo que la Tierra gira en torno al Sol acusaba a la Biblia de error” [2] .

Más allá de la ciencia - Por Esteban López

«La ciencia es imbatible en su propio terreno, que es el mundo natural medible y experimentable, pero carece de competencia fuera de él. En particular, no tiene autoridad especial sobre temas tales como el sentido de la vida, los valores éticos o las creencias religiosas. Las opiniones de los científicos deben valorarse en función de sus argumentos y teniendo en cuenta si está en su campo de competencia… sus opiniones (sobre Dios) son muy variadas y reproducen el mismo abanico que la generalidad de las gentes, pero con una diferencia importante: cuando son creyentes, los científicos creativos suelen tener visiones muy personales, fuera de la ortodoxia, dominadas por la fuerte impresión que les produce la regularidad, la armonía y el orden que perciben en el mundo. «Rudolf Otto acuñó la palabra «numinoso» (del latín, numen, divinidad) para referirse a todo lo que es misterioso, inaprensible, escondido, lo que es absolutamente otro. Lo numinoso produce reverencia, fascinación, asombro o