Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como Ángel Isaías Gálvez

Ser iglesia en el siglo XXI - Por Ángel I. Gálvez

Nadie puede negar que las características de la iglesia del siglo XV no son las mismas que la iglesia del siglo XXI. Desde la forma de la liturgia hasta la preparación de los mensajes, todo es diferente. Si vamos un poco más hacia atrás y miramos la iglesia primitiva, nos daremos cuenta que esta era muy diferente a la iglesia de hoy. La iglesia primitiva no tenía templos como los que tenemos hoy, no tenía grupos de adoración -la adoración era comunitaria- no disponía de bautisterios o de una escuela dominical superestrucurada y organizada, etc. Todos estos elementos, muy propios de la iglesia en la actualidad, se han ido agregando a lo largo de la historia como una manera de renovación de la iglesia y como un medio de ser más eficaz en su labor misional. Todos estos elementos, además, evidencian que la iglesia siempre ha caminado al lado de la cultura que le rodea. No podemos pensar que, como cristianos, estamos desligados de la cultura. Es por tal razón, que la iglesia de hoy, cultura

Enfrentando los duros golpes de la vida desde la soberanía de Dios - Por Ángel Isaías Gálvez

La historia de José, presentada en los últimos capítulos del libro de Génesis (caps. 37-50), es sumamente conmovedora y fascinante. No sólo por la extraordinaria caracterización psicológica de los personajes, el buen empleo de los recursos literarios o la magnífica progresión de la narración como drama, sino por la forma maravillosa en que se presenta la soberanía de Dios, favoreciendo y guiando a José en las diversas dificultades que le tocó vivir. Esta historia nos enseña a enfrentar los duros golpes de la vida desde la soberanía de Dios. En esta narración se resalta la importancia de comenzar bien y terminar bien en nuestro peregrinar aquí en la Tierra. Es cierto que en el camino de la vida surgen situaciones que pueden desenfocarnos de Dios y arrastrarnos a una vida espiritual infructuosa y superficial. Pero esto no fue así en el caso de José. La respuesta que da a la esposa de Potifar, luego de que esta insistiera continuamente en acostarse con él, evidencia la integri