Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como José Luis Avendaño

La tiranía de las emociones - Por José Luis Avendaño

"Una de las peores trampas en las que el obrero cristiano puede caer es obsesionarse con los momentos excepcionales de inspiración que ha tenido. Cuando el espíritu de Dios te da un tiempo de inspiración y discernimiento piensas: 'Ahora, esta será siempre mi condición para Dios'. No, no lo será y Él cuidará que no sea así. Esos momentos son un regalo de Dios en su totalidad. No te los puedes dar a ti mismo cuando lo desees. Si dices que siempre tienes que estar en tu mejor condición, realmente te conviertes en una carga intolerable para Él. Nunca harás nada a menos que Dios te mantenga inspirado de una manera consciente. Si a tus mejores momentos los conviertes en un dios, descubrirás que la guía del Señor va desapareciendo de tu vida y nunca regresará hasta que seas obediente en el trabajo que te ha colocado más cerca, y cuando aprendas a no obsesionarte con esos momentos excepcionales que Él te ha dado". (Oswald Chambers, En pos de lo supremo ). El devoc

Viernes Santo y Domingo de Resurrección - Por José Luis Avendaño

Viernes Santo y Domingo de Resurrección. Los vacíos sempiternos del culto evangélico latinoamericano Es muy lamentable que la liturgia de la mayoría de las iglesias evangélicas latinoamericanas durante el tiempo de Semana Santa, a mi juicio, principalmente atribuido esto al fuerte influjo del pensamiento y de la herencia del evangelicalismo estadounidense y, en no menor medida también, consecuencia de su abierto rechazo, ciertamente absurdo, al menor atisbo de lo que se suele llamar una “liturgia catolizante” que, a decir verdad, sólo viene a dar en una evidente muestra del total desconocimiento de la historia y del espíritu de la liturgia histórica, no establezcan una clara comprensión de contenidos y de sus respectivas delimitaciones entre Viernes Santo y Domingo de Resurrección. Es decir, entre la muerte y el resurgimiento del Señor Jesucristo de entre los muertos, haciendo ya del Viernes Santo, una festividad de resurrección, con cánticos de alegría y regocijo y lecturas bíblicas r