Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como Esteban López

Stefan Zweig, anhelo de libertad - Por Esteban López

Había nacido en Viena, Austria, en el seno de una familia acomodada de origen judío, pero la inquietud de su corazón lo llevó a dedicarse a la escritura. Se doctoraría en filosofía, y es que nada amaba más que la cultura. Aunque de origen judío, nunca vivió esa religión. «Mi madre y mi padre eran judíos solo por un accidente de nacimiento«, decía. Tampoco se sintió nunca atraído por el movimiento sionista. Se consideraba más europeo que ninguna otra cosa. En realidad era un «ciudadano del mundo», capaz de apreciar lo bueno de todos los pueblos y de todos los hombres de buena voluntad. Su situación acomodada le permitió viajar por diversos países, incluso por la India. Desde muy temprano alcanzaría ya el éxito como escritor. Y no es de extrañar, porque cuando uno se familiariza con alguna de la gran cantidad de sus obras, nota su enorme talento y el gran poder descriptivo con un estilo que «engancha» sobremanera, haciendo de su lectura la experiencia más amena. Por ejemplo, su libro Mom

Más allá de la ciencia - Por Esteban López

«La ciencia es imbatible en su propio terreno, que es el mundo natural medible y experimentable, pero carece de competencia fuera de él. En particular, no tiene autoridad especial sobre temas tales como el sentido de la vida, los valores éticos o las creencias religiosas. Las opiniones de los científicos deben valorarse en función de sus argumentos y teniendo en cuenta si está en su campo de competencia… sus opiniones (sobre Dios) son muy variadas y reproducen el mismo abanico que la generalidad de las gentes, pero con una diferencia importante: cuando son creyentes, los científicos creativos suelen tener visiones muy personales, fuera de la ortodoxia, dominadas por la fuerte impresión que les produce la regularidad, la armonía y el orden que perciben en el mundo. «Rudolf Otto acuñó la palabra «numinoso» (del latín, numen, divinidad) para referirse a todo lo que es misterioso, inaprensible, escondido, lo que es absolutamente otro. Lo numinoso produce reverencia, fascinación, asombro o

Diferencia entre comunidad religiosa y secta - Por Esteban López

El 18 de noviembre de 1978, el mundo se estremecía con las  imágenes del suicidio colectivo de 913 personas, miembros del movimiento religioso Templo del Pueblo, creado años antes por Jim Jones, hombre rico, carismático y amigo de algunos políticos prominentes de los Estados Unidos. Todos ellos se habían envenenado con cianuro, hombres, mujeres y niños, pero al día de hoy todavía no se sabe si aquello fue un suicidio colectivo o fueron obligados a ello. El caso es que el horror más inimaginable llegó para todas aquellas personas debido a que depositaron su confianza en alguien que en absoluto lo merecía. Y no cabe duda de que el resultado final mostraba a las claras el carácter pernicioso y sectario del movimiento al que habían pertenecido.