Ir al contenido principal

Autores

A continuación están listados los autores que puedes encontrar en este blog. Si deseas leer o conocer los artículos de uno en concreto puedes hacerlo pinchando en "Etiquetas" en la columna izquierda de la página principal (tendrás que desplegarla o no dependiendo del dispositivo que uses). Allí aparecen todos los autores, y resto de temas, por orden alfabético y entre paréntesis el número de artículos publicados.

ADRIAN ARANDA

ALBERTO ROLDÁN

ALFONSO PÉREZ RANCHAL

ALFONSO ROPERO

ARTURO ROJAS

ANA MARÍA TEPEDINO

BRENDA GARCÍA

CRISTINA CONTI

DIONISIO BYLER

EMILIO LOSPITAO

FRANCISCO JAVIER GOITÍA

FERNANDO BERMÚDEZ

GOITÍA PADILLA

GABRIEL JARABA

HAROLD SEGURA

IGNACIO SIMAL

ISABEL PAVÓN

ISAAC MARTÍN

IVÁN ACCEITUNO

IVKA ITZAK

JASON MEYER

JESÚS ESPEJA

JOEL SOBALVARRO

JOSÉ CARLOS ENRÍQUEZ

JOSÉ DE SEGOVIA

JOSEBA PRIETO

JUAN ESTEBAN LONDOÑO

JUAN LARIOS

JUAN MARÍA TELLERÍA

JUAN STAM Y REBECA STAM

LAURA MARTÍNEZ

LEONARDO BOFF

MANUEL DE LÉON DE LA VEGA

MANUEL SONORA

MÁXIMO GARCÍA RUIZ

NICOLÁS PANOTTO

NOA ALARCÓN

N. T. WRIGHT

PENSAMIENTO PROTESTANTE

RAFAEL NARBONA

REMY OCÓN

RENATO LINGS

RUBÉN BERNAL PAVÓN

SERGIO SIMINO

VARGAS VIDAL

WESLEY MITZRRAHIM

XABIER PIKAZA


ZACHARY WAGNER

Entradas populares de este blog

El calvinismo a examen.1.2 La doble predestinación - Por Alfonso Ropero

  " La doctrina cristiana de la voluntad de Dios es la doctrina del “decreto” divino. Esto significa que todo lo que existe tiene su origen en el pensamiento y la voluntad de Dios, que ese pensamiento y esa voluntad no son arbitrarios, sino en armonía con su naturaleza. La Biblia no sabe nada de un “doble decreto”, solo conoce el decreto de la elección; y así no hay una doble voluntad, sino la única voluntad revelada a nosotros como amor”. Emil Brunner [1]      

Guía práctica para escribir una exégesis

  Muchas veces nos acercamos al texto bíblico con prejuicios o con ideas ya formuladas acerca de lo que el texto supuestamente quiere decir. Para un estudio serio del texto, debemos, en lo posible, abrirnos al texto, despojarnos de esos prejuicios y tratar de extraer de las Escrituras el mensaje revelado por Dios.  La Biblia no se interpreta sola. Debemos interpretarla. Además de una lectura orante o devocional, debemos hacer una lectura seria y profunda, una lectura bien estudiada, en otras palabras, una exégesis.  Acá les compartimos, traducida del inglés, una guía para la exégesis bíblica.