Ir al contenido principal

“No desprecies los pequeños comienzos”. El primer sermón de Billy Graham - Por Greg Laurie

  


Las Escrituras están llenas de promesas de Dios y, a lo largo de nuestra vida, debemos aprender a confiar en ellas. Esto es especialmente cierto en los pequeños comienzos, cuando entramos por primera vez en la vocación que Dios ha puesto en nuestras vidas. Incluso Billy Graham tuvo que aprender esto cuando estaba empezando.

En la primavera de 1937, Billy era un estudiante en el Instituto Bíblico de Florida en Tampa, Florida.

Después de un semestre de otoño difícil en la Universidad Bob Jones, Billy entabló una relación con el Reverendo John Minder, el gentil decano de hombres del Instituto Bíblico de Florida. Ese semestre, Minder invitó a Billy a acompañarle en una excursión de tres horas hacia el norte, al Lake Swan Camp, un centro de retiro cristiano abierto por la familia de Minder en 1927 en Melrose, Florida.

Billy recordaba en su autobiografía haber ido en coche con Minder a ver a su amigo Cecil Underwood, predicador bautista a tiempo parcial y decorador de interiores. Underwood estaba a cargo de la Iglesia Bautista de Peniel, a ocho kilómetros al oeste de Lake Swan. Cuando llegaron, Underwood estaba preparando el púlpito para el sermón de la noche siguiente.

Poco después de intercambiar saludos, Underwood le pidió a Minder que hablara esa noche en la Iglesia Bautista Bostwick de Palatka, Florida, una iglesia cercana de la que Underwood se había hecho responsable.

"No", respondió Minder. Tenía una idea mucho mejor: "Billy va a predicar".

Me hubiera gustado ver la reacción de Billy cuando Minder le ofreció predicar allí mismo. Este es uno de esos momentos con los que un predicador sueña y a la vez teme.

 Cuando Dios te ha dotado y tienes algo que decir, quieres aprovechar esa oportunidad cuando se te presenta. Al mismo tiempo, te encuentras con que no te sientes a la altura de la tarea. Y a eso hay que añadir la pesada responsabilidad de saber que, de hecho, estás hablando en nombre del propio Dios (¡no hay presión en eso!).



El repositorio teológico de Billy era extremadamente limitado en ese momento. Consistía en cuatro sermones prestados. Cuando Billy balbuceó que nunca había pronunciado un sermón ante un público en vivo, no obtuvo mucha simpatía de Minder y Underwood. De hecho, se rieron al unísono y dijeron que rezarían por él.

No había mucho que Billy pudiera hacer más que sonreír y aguantar. Quería predicar, y este era su momento. Los nervios de Billy no le permitieron descansar la noche anterior. Pasó la noche estudiando, rezando y ensayando en voz alta. Cuando llegó el momento de hablar, Billy estaba seguro de que uno de sus sermones podría durar entre 20 y 30 minutos.

 La iglesia de tablillas blancas construida en 1909 estaba poblada por personajes que parecían salidos de un casting central. Era una congregación humilde de hasta 40 personas: vaqueros y rancheros con monos vaqueros y mujeres con vestidos de algodón. Por alguna razón, incluso traían a sus perros para el servicio de la noche.

La sala de reuniones donde Billy iba a pronunciar su primer sermón era, digamos, de tamaño modesto. Una estufa de hierro panzuda estaba estratégicamente colocada cerca de la puerta principal para mantener a raya el frío. El líder de la canción era un tipo sin carrera. Eso significa que tenía una variedad de trabajos extraños, desde recoger chatarra hasta pescar. Dirigía a la congregación en los himnos, haciendo una pausa de vez en cuando para escupir jugo de tabaco por la puerta principal. Me sorprende que no hubiera una escupidera en el lugar. A Billy no le hacía ninguna gracia porque era un manojo de nervios.

 Underwood le presentó como es debido cuando el joven delgado y alto ocupó su lugar tras el pequeño púlpito de madera. Ni su mensaje ni la forma en que lo pronunció sorprendieron al mundo, pero fue un comienzo.

Billy se apresuró a pronunciar los cuatro sermones en ocho minutos, quedándose muy lejos del objetivo que se había fijado. Luego se sentó en silencio, sintiéndose totalmente desanimado. Se cuestionó en su corazón si realmente estaba destinado a predicar el evangelio.




Pero Billy no estaba tan mal como imaginaba, según Underwood. "Tuvo un poco de dificultad, pero salió adelante", dijo Underwood al biógrafo de Billy, John Pollock. "Se quedó sin palabras. Se quedó sin pensamientos. Su entrega fue impresionante, incluso ese primer sermón, por su sinceridad".

Hoy en día, un marcador histórico se encuentra frente a la Iglesia Bautista de Bostwick para conmemorar lo que ocurrió el 28 de marzo de 1937, la noche del Domingo de Pascua en esa pequeña iglesia - los ocho minutos de la misma.

Zacarías 4:10 dice: "No desprecies estos pequeños comienzos, porque el Señor se alegra de ver la obra comenzar....". Billy tenía un largo camino que recorrer después de su primer sermón, y lo mismo ocurre con muchos de nosotros. Pero las puertas grandes se abren con bisagras pequeñas, como pronto descubriría Billy.

Anímate. Dios usó el pequeño comienzo de Billy, y puede usar el nuestro también.



------------------------------------------------------ 

Este extracto está adaptado del libro de Greg Laurie, Billy Graham: The Man I Knew (Salem Books 2021). Traducción por Alfonso Ropero.

Greg Laurie es el pastor y fundador de las iglesias Harvest en California y Hawái y de Harvest Crusades. Es evangelista, autor de best-sellers y productor de películas.

Fuente: https://www.patheos.com/blogs/evangelicalpulpit/2021/12/do-not-despise-these-small-beginnings-billy-grahams-first-sermon/

 



Comentarios

Entradas populares de este blog

El calvinismo a examen.1.2 La doble predestinación - Por Alfonso Ropero

  " La doctrina cristiana de la voluntad de Dios es la doctrina del “decreto” divino. Esto significa que todo lo que existe tiene su origen en el pensamiento y la voluntad de Dios, que ese pensamiento y esa voluntad no son arbitrarios, sino en armonía con su naturaleza. La Biblia no sabe nada de un “doble decreto”, solo conoce el decreto de la elección; y así no hay una doble voluntad, sino la única voluntad revelada a nosotros como amor”. Emil Brunner [1]      

Guía práctica para escribir una exégesis

  Muchas veces nos acercamos al texto bíblico con prejuicios o con ideas ya formuladas acerca de lo que el texto supuestamente quiere decir. Para un estudio serio del texto, debemos, en lo posible, abrirnos al texto, despojarnos de esos prejuicios y tratar de extraer de las Escrituras el mensaje revelado por Dios.  La Biblia no se interpreta sola. Debemos interpretarla. Además de una lectura orante o devocional, debemos hacer una lectura seria y profunda, una lectura bien estudiada, en otras palabras, una exégesis.  Acá les compartimos, traducida del inglés, una guía para la exégesis bíblica.