Ir al contenido principal

Entrevista a Antonio Cruz autor del libro 'Adán y Eva frente a Darwin'

En Pensamiento Protestante nos hemos interesado por el último libro del Dr. Antonio Cruz titulado Adán y Eva frente a Darwin de la editorial Kerigma. Por este motivo le hemos realizado unas preguntas que dejamos a continuación. Al final colocamos un enlace para todo aquel que desee conocer más sobre el contenido de este libro que está disponible en Amazon.

1. ¿Qué te motivó a escribir un libro como este?

Principalmente fue la lectura de la obra del filósofo cristiano, William Lane Craig, El Adán histórico (Kerigma, 2021). En ella trata el tema de la historicidad de Adán y Eva desde una perspectiva bíblica, teológica, filosófica y científica, procurando entrelazar todo esto con una visión cristiana ortodoxa que tiende a respetar el texto de la Escritura. Craig llega a la conclusión de que la insuficiencia de los datos científicos -siempre provisionales- seguramente hará imposible determinar con exactitud quiénes fueron realmente Adán y Eva o a qué grupo humano pertenecieron. No obstante, él cree en la historicidad de nuestros primeros padres y asume que pudieron vivir en algún momento entre hace un millón de años y unos 750 000 años. Algo que coincidiría con los actuales datos proporcionados por la genética de poblaciones y por la ciencia de los fósiles. Además, sugiere que podrían haber pertenecido a la especie Homo heidelbergensis, antecesora de Homo sapiens según las propuestas de la paleoantropología evolucionista.

Por mi parte, en el libro Adán y Eva frente a Darwin (Kerigma, 2022), reconozco la relevancia e importancia actual de la obra del filósofo estadounidense, que está muy bien documentada y mantiene -como decimos- la tesis de que las ciencias convencionales del estudio de los fósiles y de la genética se pueden reconciliar con el Adán y la Eva tradicionales, frente a la opinión de otros cristianos evolucionistas -como Francis Collins y el equipo de BioLogos- que dicen lo contrario. Sin embargo, aunque estoy de acuerdo en líneas generales con la obra de Craig y admiro su innegable mérito, creo que posee algunos argumentos que, desde mi punto de vista, son de dudosa validez y por ello decidí escribir el libro.

2. Para algunos, un título en el que se incluya a Adán y Eva es problemático, es más, ni lo consideran serio ya que para ellos un mito no puede colocarse a la par de una teoría científica como la de Darwin. ¿Qué les dirías?

Es importante definir lo que se entiende por mito. En el imaginario colectivo actual, el mito viene a ser sinónimo de falsedad o de leyenda irreal inventada. De hecho, en algunas civilizaciones antiguas, los mitos eran narrativas tradicionales, que podían ser orales o escritas, que se transmitían de generación en generación y solían tener carácter sagrado. Casi siempre estaban ambientados en una época primigenia, en la que intervenían dioses, titanes o héroes, con el fin de explicar las realidades del presente. Tales mitos estaban recargados de elementos fantásticos y no tenían problema con sus contradicciones lógicas. Es natural, por tanto, que el mito se considere simple y llanamente como una mentira.

Sin embargo, cuando se comparan los relatos de Génesis sobre la creación del mundo, el origen de la humanidad o su casi destrucción total por el diluvio, con los mitos babilónicos, asirios y egipcios, se observan notables diferencias. Ninguno de tales mitos del Creciente Fértil tiene nada parecido a la historia de Adán y Eva, la tentación, la caída moral o la construcción de la torre de Babel. Por tanto, ¿es el relato bíblico una copia de los mitos extrabíblicos? Algunos autores, como Hermann Gunkel (1862-1932) y la escuela panbabilónica posterior creían que sí. Pero, actualmente, son pocos los académicos que defienden esta tesis de la dependencia o de la “paralelomanía”. Uno de los primeros en rechazarla fue el rabino estadounidense Samuel Sandmel (1911-1979), quien creía que, en efecto, en las narrativas de Génesis 1-11 hay parecidos con los mitos, pero esto no sería suficiente para clasificarlas como tales porque en ellas siempre se evidencia un interés especial por la historia verdadera, algo que no se da en los mitos. Es verdad que en Génesis, Dios aparece de manera antropomórfica, formando al hombre del polvo de la tierra, soplando en su nariz aliento de vida, se pasea por el Edén buscando a la primera pareja escondida, se arrepiente de haberles creado, le resulta grato el olor de los holocaustos, baja del cielo para examinar la torre de Babel, etc. A primera vista, todo esto parece incompatible con el majestuoso Dios trascendente del primer capítulo, que es el creador del universo.

No obstante, es muy posible que el autor humano de estos relatos no pretendiera que se interpretaran literalmente sino que creyera que los lectores los entenderían como simbólicos. Los hebreos de la antigüedad sabían, tan bien como nosotros hoy, que las serpientes no hablan y probablemente entenderían que el relato se refería simbólicamente al poder del mal opuesto a Dios. También eran conscientes de que en un día de 24 horas no es posible que las aguas de todos los océanos de la Tierra se retiren y surjan los continentes (sobre todo cuando esto se compara con Gn. 8:3, donde se dice que las aguas del diluvio “decrecían gradualmente” durante 150 días). Asimismo, sabían que las semillas no se convierten en hierba verde o en árboles frutales con semillas, de la noche a la mañana, etc., etc. Por tanto, sería un grave error confundir estos antropomorfismos y otros recursos literarios simbólicos con la realidad de los milagros bíblicos y creer -como hacen algunos autores- que siempre que aparece el milagro en un relato bíblico es señal de que este es mítico.

Unos autores, como el asiriólogo danés Thorkild Jacobsen (1904-1993), consideran que el género literario de estos primeros capítulos bíblicos podría definirse como “mito-histórico”. Otros, como el teólogo británico Gordon Whenham, prefieren el término “protohistoria”. No obstante, ambos conceptos se refieren a lo mismo, se trata de narrativas históricas, que aunque posean elementos figurativos o simbólicos, exponen verdades teológicas profundas para toda la humanidad. De manera que el autor de Génesis tenía un interés histórico y quería que su audiencia creyera que los eventos registrados realmente sucedieron.

Por tanto, comparar la historicidad de Adán y Eva con la teoría evolucionista de Darwin -como ha hecho también William L. Craig- no me parece descabellado sino todo lo contrario, un intento de concordismo que viene a llenar un espacio en el que, hasta ahora, no había nada. Muchos creen que el neodarwinismo refleja la ciencia genuina, sin embargo, mi opinión es que constituye también un mito moderno. Más que una teoría científica es un planteamiento metafísico. Cuando se analizan a fondo los múltiples inconvenientes que presenta, uno descubre que todo parece apuntar, más que al azar o la casualidad, hacia un diseño inteligente de las leyes del universo, de la información que contiene el ADN de los seres vivos, así como de la complejidad del ser humano.


3. ¿Es posible el concordismo? ¿Tiene algo que decirnos la creación del ser humano en el Génesis más allá de su sentido religioso?

Desde mi punto de vista, si Dios creó al ser humano de manera sobrenatural y como una primera pareja hecha a su imagen y semejanza e independientemente del resto de los seres vivos, tal como parece indicar la Escritura, entonces el concordismo no solo es posible sino necesario y la ciencia debería descubrir evidencias de ello. La creencia de que el hombre, el resto de los organismos y el mundo en general son el producto del azar sin propósito es mantenida hoy por muchos, sin embargo los últimos descubrimientos de las ciencias experimentales no parecen darles la razón. El mecanismo de las mutaciones y la selección natural no crea especies nuevas. El registro fósil presenta importantes lagunas sistemáticas entre los principales grupos de clasificación, cuando según el gradualismo evolucionista debería haber miles de fósiles intermedios. La compleja información biológica existente en el ADN de las diversas especies no puede haberse originado por mutaciones casuales. De la misma manera, el origen de la información epigenética (la influencia del ambiente sobre los seres vivos) también demanda una planificación y, en fin, la intuición de un diseño universal empapa todo estudio y observación atenta de los organismos de la biosfera.

Del relato de Génesis sobre la creación se desprende que la vida humana tiene sentido y que Dios tiene un propósito para cada criatura. El hombre y la mujer son seres libres y por tanto responsables de sus actos delante del creador. Tenemos conciencia y podemos discernir el bien del mal, de manera que no debemos conformarnos a las malas costumbres de la sociedad sino que tenemos que transformar nuestro entendimiento continuamente, buscando siempre la voluntad de Dios en nuestra vida. Este discurso bíblico dignifica al ser humano frente a las demás cosmovisiones míticas, tanto del pasado como del presente. Semejante dignificación llega a su máxima expresión con el Señor Jesucristo, quién se entregó por nosotros y murió en una cruz. La Escritura ratifica la fidelidad de Dios y menciona en varias ocasiones que él no cambia ni es voluble como el hombre. Por tanto, se puede confiar en todas sus promesas.

La cosmovisión bíblica tampoco acepta la dualidad ontológica pagana del bien y el mal sino que reafirma la unidad o existencia de un único principio, el del bien. Solo existe un Dios que es bueno. El origen de la maldad estuvo en la rebeldía humana pero, al final de la historia, el bien volverá a triunfar sobre el mal. Si en los mitos paganos se aseguraba que el ser humano fue creado para servir a los dioses, la Biblia afirma que la humanidad fue hecha a imagen y semejanza de Dios con el propósito de administrar la creación. Hay aquí un elevado concepto del hombre y la mujer. Y, a pesar de que se opusieron a la voluntad divina, el creador tomó la iniciativa para redimirlos y hacerlos reyes y sacerdotes. Las normas éticas de la Biblia son estables porque están basadas en la misma naturaleza inmutable de Dios. La historia tiene sentido, el mundo se dirige a una meta concreta porque la divinidad posee el control del desarrollo de todos los acontecimientos según sus planes predeterminados.

4. ¿A qué crees que se debe que la teoría de la evolución humana se presente como un hecho sin discusión?

Quizás a que se entiende como el único planteamiento que apela a causas exclusivamente materiales para explicar el origen del ser humano. La ciencia, por su propia naturaleza metodológica, no se puede permitir que “un pie divino se cuele por la puerta”, tal como dijo el biólogo evolucionista de Harvard, Richard Lewontin, a finales del siglo pasado.1 La adhesión de la ciencia al materialismo es como un gran acto de fe. Se trata de algo a priori que solamente puede aportar explicaciones naturalistas o materialistas de la realidad. El método científico, que se emplea para estudiar el mundo, se fundamenta en el materialismo más absoluto. Parte de la base de que en el cosmos solo hay materia, energía, espacio y tiempo. Nada más. Ni Dios ni ninguna otra realidad sobrenatural porque, aunque las hubiera, la investigación científica jamás podría tener acceso a ellas.

No obstante, la ciencia es incapaz de responder a preguntas acerca del sentido de la realidad. ¿Por qué existe el universo? ¿Hay alguna finalidad en el mismo? ¿Qué sentido tiene nuestra vida? ¿Somos seres exclusivamente materiales o hay algo trascendente en el ser humano? Las propias relaciones humanas muestran, por ejemplo, que aunque resulte difícil medir con precisión el amor que un esposo o esposa siente hacia su cónyuge, este puede ser algo muy real. La ciencia sirve de bien poco cuando se pretende conocer los sentimientos más íntimos de una persona. Considerar la subjetividad de un ser humano como si solo fuera un objeto de estudio más de la naturaleza, sería un grave error, tanto desde el punto de vista moral como del propio conocimiento.

El método científico no resulta del todo eficaz para medir los sentimientos que reflejan, pongamos por caso, el brillo de los ojos de una persona enamorada. Para entender dicha verdad es menester abandonar la razón y dejarse llevar por esa otra realidad del sentimiento amoroso. Hay espacios de la existencia en los que el método controlador de las ciencias naturales no puede entrar. Lo mismo ocurre cuando nos admiramos ante una obra de arte o frente a la belleza de la naturaleza. El análisis objetivo es incapaz de explicar el valor estético o las emociones que se producen en el alma humana al contemplar la hermosura o la bondad.

Pues bien, algo parecido ocurre con el misterio de Dios. Lo esencial para llegar a descubrirlo no son las pruebas impersonales a favor de la “hipótesis científica” de su posible existencia, sino la experiencia íntima y personal. Para conocerle es menester arriesgarse a experimentar un profundo cambio de vida porque sin semejante transformación personal no es posible descubrir a Dios. Desde luego, la ciencia no puede demostrar a Dios porque este no entra en su reducido terreno de estudio. Sin embargo, ¿acaso el cosmos no ofrece indicios de sabiduría, susceptibles de ser explicados mejor en el marco de un agente creador inteligente, que mediante el ciego materialismo darwinista?

¿Estaba errado el salmista al afirmar que los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos? Yo creo que estaba en lo cierto.

La evolución humana a partir de los animales inferiores podría ser un hecho si la realidad fuera exclusivamente material. Pero si existe un Dios creador, tal como dice la Biblia, él ha podido hacernos a su imagen y semejanza de una manera sobrenatural, a la cual la ciencia humana probablemente jamás podrá tener acceso.
 

5. ¿Qué aspectos relevantes trata de aportar tu libro en torno a Adán y Eva frente a Darwin?

Craig parece asumir la idea evolucionista de que el ser humano y los simios descienden de un antepasado común, mediante mutaciones en el ADN y selección natural. El principal argumento que aporta para sostener dicha creencia es la existencia de pseudogenes rotos que compartimos con los chimpancés. Tales trozos de ADN se interpretan como antiguos genes estropeados que en el pasado tuvieron alguna función pero que mutaron y dejaron de tenerla. Si humanos y chimpancés los tenemos hoy sería porque ambas especies descenderíamos de un antiguo simio común.

Sin embargo, yo planteo en mi libro las siguientes dudas. ¿Es seguro que tales pseudogenes actuales no sirven para nada? ¿No ocurrirá lo mismo que con el famoso “ADN basura” de los años 70, que después se le han descubierto importantes funciones? De hecho, si resultara que los pseudogenes sí tienen funciones en las células y están ahí por algo, entonces no serían un argumento en favor del antepasado común sino de un diseño común. Esto es lo que parece estar ocurriendo cuando uno analiza la abundante bibliografía actual sobre las funciones descubiertas en tantos pseudogenes. En mi libro se aporta una extensa muestra de tal bibliografía, que generalmente existe en inglés.

Por otro lado, desde una perspectiva bíblica, si se defiende la ascendencia común de simios y humanos, resulta difícil explicar el concepto bíblico de una primera pareja humana creada “de novo” sobrenaturalmente. Algunos, desde el evolucionismo teísta, suponen que Dios pudo tomar una pareja determinada de algún homínido ya existente para crear a Adán y Eva, como piensa Craig. Desde luego, el creador pudo hacer lo que quisiera puesto que es omnipotente. Sin embargo, en mi opinión, esta no parece ser la versión que ofrece el Génesis.

Otro aspecto problemático, que señalo en mi texto, es la elección de la especie Homo heidelbergensis como mejor candidata para Adán y Eva. Resulta que algunos paleoantropólogos evolucionistas ni siquiera la consideran como una especie válida. A pesar de todo, es posible que Craig tenga razón pues otros autores sí la aceptan. Sin embargo, en mi opinión, son muchas las posibles especies fósiles candidatas, como Homo erectus, H. neanderthalensis, H. denisova, H. antecessor y otros H. sapiens antiguos. El hecho de que algunas de estas especies se pudieran cruzar entre sí con descendencia fértil indica hasta qué punto se parecían genéticamente y podrían ser en realidad variedades humanas originadas por microevolución a partir de una sola pareja original. Cualquiera de ellas podría encajar con el perfil de Adán y Eva. Por lo que se hace muy difícil la determinación exacta.

Entre los simios y las personas no solo existe un gran abismo intelectual, moral y espiritual sino también una gran laguna sistemática en el registro fósil. Es lo mismo que ocurre entre los grandes grupos de clasificación como invertebrados, peces, anfibios, aves y mamíferos. Es decir, que faltan los miles de fósiles intermedios o de transición que debería haber entre unos y otros, si se supone que la evolución es un proceso lento y gradual como asegura el neodarwinismo. Esto mismo es lo que ocurre también entre los simios y los seres verdaderamente humanos. Todo esto lo explico en mi libro. Así como también las demás dificultades actuales que presenta el evolucionismo, que son analizadas en los cinco primeros capítulos del mismo.


---------------------------------
1 Lewontin, R. 1997, Billions and Billions of Demons, New York Review of Books, January 9, p. 28.







‐-------------------------------------
 
Antonio Cruz es doctor en Ciencias Biológicas por la Universidad de Barcelona y posee un doctorado en teología con especialización en Ministerio, Homilética, Antiguo Testamento y Nuevo Testamento. Es un reconocido conferencista, columnista en el sitio ProtestanteDigital.com y autor de varios libros. Además posee numerosos reconocimientos internacionales por su labor.
Se ha dedicado, en diferentes periodos de su vida, a la investigación científica, al pastorado y la docencia.
 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Reedición de una obra clave de Alfonso Ropero: 'Introducción a la filosofía' | Lucas Magnin

    Hace algunas semanas salió a la venta una reedición del libro que Alfonso Ropero publicó hace más de veinte años: Introducción a la filosofía. Una perspectiva cristiana . La obra ha sido renombrada, con mayor precisión, Historia de la Filosofía en relación con la Teología . De manera sintética y casi “a vuelo de pájaro”, Ropero nos lleva a través de las eras y los temas para hilvanar de forma pedagógica las preocupaciones centrales de la historia del pensamiento y del cristianismo.

Cuando Dios permite más de lo que podemos soportar | Alfonso Pérez Ranchal

En diciembre de 1942 llegaban por avión a Alemania las últimas cartas de los combatientes alemanes que quedaron asediados en Stalingrado. Una de ellas fue la escrita por un soldado hijo de un pastor protestante. Le decía a su padre: