James Dunn (1939-2020): el último gran historiador y teólogo de los comienzos del cristianismo - Por Xabier Pikaza


Exegeta, historiador y pensador bíblico

J. D. G. Dunn (1939-2020). Acaba de fallecer (26.6.20), y con él desaparece uno de los grandes exegetas, historiadores  y teólogos de finales del siglo XX y principios del XXI.  Era un erudito universal, un pensador agudo, un grandísimo teólogo, respetuoso, ecuménico, tradicional y moderno, en el mejor sentido de la palabra. 

    De origen británico, de tradición protestante (ministro de la Iglesia de Escocia, predicador metodista..., pensador y creyente abierto a la experiencia del Espíritu Santo, que él comenzó estudiando con todo rigor). Ha sido durante muchos años profesor de la Universidad de Durham y Presidente de la Studiorum Novi Testamenti Societas. Ha sido y seguirá siendo uno de los investigadores bíblicos más significativos, desde una perspectiva científica y creyente

Vincula un amplio conocimiento crítico con una visión profunda del cristianismo como experiencia de libertad y plenitud humana. Podemos distinguir en su obra tres momentos básicos, que no se suceden estrictamente en un sentido cronológico, pero que se implican.

1. En un primer momento, Dunn se ha centrado en el estudio del Espíritu Santo y de los orígenes de la cristología del Nuevo Testamento, desde una perspectiva creyente (metodista) y científica. En esta línea fue muy significativa su primera obra (Jesus and the Spirit. London: SCM Press 1975), cuya traducción propuse e impulsé en castellano (Jesús y el Espíritu Santo, Secretariado Trinitario, Salamanca 1975).

Tuve el gusto y honor de invitarle con el Prof. Nereo Silanes para la Semana de Estudios Trinitarios del año 1977 y  así vino a presentar esa obra a Salamanca, donde puso de relieve el aspecto carismático y experiencial del cristianismo, vinculando así el aspecto crítico y sapiencial de la exégesis. Pudimos conocernos, y desde entonces he seguido con atención su obra y pensamiento.

2. En un segundo momento, el profesor J. D. G. Dunn ha destacado la vida y pensamiento obra de Pablo, como muestran algunas de sus obras más significativas: Romans I-II (Waco Tex, 1988); Jesus, Paul, and the law: studies in Mark and Galatians (Louisville Ky 1990); The theology of Paul the Apostle (Grand Rapids 1990). En este contexto, Dunn ha vinculado un fino análisis lingüístico, con una visión teológica profunda de las implicaciones del mensaje de Pablo que, a su juicio, no puede separarse del movimiento de Jesús.

En esa línea, desde un punto de vista exegético, histórico y teológico, Dunn ha mantenido la unidad y singularidad original del cristianismo, en una línea en la que Jesús y Pablo se encuentran vinculados, en contra de aquellos que separan sus figuras y sus obras.  En este sentido, la aportación de Dunn resulta fundamental para entender eso que algunos han podido llamar neo-ortodoxia bíblica, en contra de los que diluyen la vida y obra de Jesús en una nube confusa de elementos separados, insistiendo en la separación radical entre Jesús y el Cristianismo primitivo, como si hubiera un corte radical entre esos dos momentos.

   Dunn es partidario de Jesús sí, pero iglesia también. Un Jesús sin iglesia pierde su identidad (su aportación espiritual e histórica). Una Iglesia sin Jesús carece de sentido. En el puente o conexión entre Jesús e iglesia por el Espíritu Santo (es decir, por la nueva experiencia de libertad carismática y comunión cristiana) se sitúa la historia y teología del Nuevo Testamento.

3. En un tercer momento podemos destacar sus trabajos de síntesis sobre el origen y desarrollo del cristianismo. En esa línea se sitúa una obra ya antigua y muy significativa: The Partings of the Ways between Christianity and Judaism and their Significance for the Character of Christianity (London 1991); en ella quiso poner de relieve la unidad original y la diferencia posterior entre cristianismo y judaísmo rabínico, a partir del siglo II d.C. (resaltando por igual ambos aspectos: unidad y diversidad, en línea de diálogo tenso y fecundo, aunque muchas veces ocultado.

Desarrollando esa intuición y toda su teología anterior, Dunn ha elaborado su trilogía monumentalChristianity in the Making (27-150 CE), Cristianismo en sus comienzos, que J. Dunn afortunadamente ha concluido y que  consta de tres volúmenes.

El primero se titula Jesus Remembered, Jesús recordado (Grand Rapids MI 2003, versión castellana: Jesús recordadoEstella 2009) y trata de la historia de Jesús, tal como ha sido recordada por los cristianos. Insiste en el Jesús "recordado", es decir, conservado, asumido y recreado en el recuerdo creyente de la Iglesia. Esa categoría judía y cristiana (literaria y eclesial, eucarística y social) del recuerdo de Jesús define su acercamiento a Jesús y a su obra, en una línea que muchos exegetas "no creyentes" (que no valoran el aspecto de memoria viva del evangelio) han rechazado, sin razón ninguna. Solo un historiador y pensador "creyente", que domina como Dunn las técnicas y modos de transmisión de una fe y una vida como la de Jesús puede entender el despliegue del primer cristianismo

El vol. 2º (Beginning from Jerusalem, Comenzando por Jerusalén (I-II) Grand Rapids 2009, VD, Estella 2012) trata de los primeros cristianos y del nacimiento de la iglesia, desde la muerte de Jesús hasta el año 90 d. C. Es una obra densa, una especie de "historia y teología" de los comienzos de la Iglesia y de la Biblia. Es una obra larga, en dos volúmenes, dedicada al comienza de las diversas trayectorias eclesiales, insistiendo en la novedad y continuidad de Pablo, que no crea un nuevo "cristianismo", sino que reelabora e interpreta en clave de gratuidad la experiencia de Jesús y de la iglesia primitiva, en línea "helenista", pero sin separarse en modo alguno de las tradiciones palestinas. Son muy importantes sus aportaciones sobre la tradición sinóptica.

El 3º  (Ni griego ni judío, una identidad cuestionada, VD 2015) se ocupa de los orígenes del cristianismo en cuanto tal, es decir, de la historia que va desde el año 90 hasta el surgimiento de la Gran Iglesia, en torno al año 150 d.C. Analiza los últimos escritos del Nuevo Testamento, vinculándolos con los primeros escritos cristianos, hasta la formación del Cristianismo como identidad social y religiosa. Esta es quizá la obra exegética y teológica más significativa que existe actualmente sobre Jesús y los orígenes del Cristianismo. 

No puedo evocar aquí con más extensión la obra y figura de J. Dunn, de quien conservo un grandísimo recuerdo. Así lo quiero decir aquí, al día de su muerte. Los datos fundamentales de su "memoria" de su vida y obra están tomados de mi Diccionario de Pensadores Cristianos, Verbo Divino 2010, pág. 262, cuando estaba ya culminando su obra. Solo me queda dar gracias a mi amigo N. Silanes (q.e.p.d.) que tradujo al castellano su primera obra, y le llamó para  participar en una Semana de Estudios Trinitarios cuando nadie aún le conocía en España. Y quiero, en especial, agradecer a la Editorial Verbo Divino por la publicación de su obra fundamental sobre El cristianismo en sus comienzos.


Artículo originalmente publicado en https://www.religiondigital.org

---------------------------------------------

Xabier Pikaza estudió en la Universidad Pontificia de Salamanca, la Universidad de Santo Tomás (Roma) y el Instituto Bíblico (Roma). Amplió sus estudios en las universidades de Bonn y Hamburgo, en Alemania. Obtuvo el Doctorado en Teología en la Universidad Pontificia de Salamanca (1965) y un Doctorado en Filosofía en la Universidad de Santo Tomás en Roma (1972). Ha desempeñado funciones docentes en diferentes universidades europeas y americanas. Es autor de un buen número de libros lo que hace que esté considerado como uno de los teólogos españoles más importantes del momento.



Comentarios

Entradas populares