Ir al contenido principal

Reino dividido, críticos unidos (revisión de la obra de Israel Finkelstein 'El Reino Olvidado')




Reino dividido, críticos unidos

Dos arqueólogos examinan independientemente la obra de Israel Finkelstein El Reino Olvidado. Se trata de William G. Dever y Aarón Burke.  

La primera crítica es de William G. Dever, uno de los principales arqueólogos de Estados Unidos y Finkelstein es uno de los principales arqueólogos de Israel. 

 Aaron Burke, es profesor asociado en la Universidad de California, Los Ángeles.
 

Revisión por William G. Dever
----------------------------------------

Dever dice que es imposible resumir el último libro de Israel Finkelstein, El Reino Olvidado, en una breve revisión, porque sus numerosos errores, malas interpretaciones, simplificaciones y contradicciones hacen que sea muy difícil de manejar. Este libro es dramático. Por ejemplo, Finkelstein reconstruye uno de los primeros "santuarios" de Israel en Silo (donde se excavó) para darle el protagonismo necesario al período formativo de Israel. Para ello hace tres argumentos: 1) Si bien admite que él no encontró ninguna evidencia arqueológica, sin embargo, exige que debe haber sido un lugar de culto. 2) En el periodo de la Edad del Hierro I (1200-1000 período formativo del Israel) allí "no había una sola casa" en Shilo, sólo edificios públicos. 3) Silo fue destruida, al igual que está implícito en la Biblia hebrea.

Sobre esto Dever dice: 1) Todas las pruebas de Finkelstein de un "lugar de culto" en Silo es circunstancial; él mismo lo admite.

2) Finkelstein excavó una casa de la edad del Hierro I en Meguido, que fue descrita como una "casa privada ordinaria".

3) En cuanto a la "memoria cultural" en la Biblia hebrea, Finkelstein ha calificado esta famosa "memoria cultural" como poco fiable. Y ha recriminado a otros arqueólogos por invocarlo. Sin embargo, aquí y en otros lugares no duda en apelar a la tradición bíblica cuando conviene a sus propósitos. En cuanto a la evidencia de la destrucción de Shilo en el 1050 a.C a manos de los filisteos, Finkelstein no cita evidencia arqueológica, sólo Jeremías 7:12-14; 26:6-9, que se refiere más bien a la destrucción de Silo por los asirios en el siglo VIII recurriendo a la "memoria cultural de la Biblia"

En definitiva, que Silo fuese un centro de culto a principios de la edad del Hierro I es producto de su imaginación.

Es fundamental para toda la reconstrucción de Finkelstein de la historia del reino del norte de Israel un "sistema de gobierno Saulide," desde su centro en Gabaón todo el camino hasta el valle de Jezreel (pp. 37-43, 52-61).
Una vez más, ¿cuáles son los hechos? (1) La estratigrafía y la cronología de las excavaciones de James Pritchard en Gabaón (Tell el-Jib) son notoriamente deficiente, tanto es así que la evidencia escasa para el período del Hierro I no puede tener fecha dentro de un margen de menos de un siglo; no se puede utilizar para cualquier reconstrucción histórica (no hay incluso cualquier número de estrato en los informes de excavación). (2) única evidencia de Finkelstein de un centro administrativo en Gabaón es el supuesto plan de un muro de casamatas (Fig. 11:02, elaborado por un estudiante). Sin embargo, incluso una mirada casual revela nada más que un corto tramo de una sola pared rota lindaba por dos fragmentos de pared efímeros. (3) En cuanto a la afirmación de que Saúl gobernó de una especie de capital en Gabaón, las únicas referencias bíblicas son a haber estado allí una vez, y ser recordado en los días de David por haber matado a sus habitantes, que no eran incluso israelitas (cf . 2 Samuel 21:01 ff.).

Finkelstein simplemente ha inventado de todo el paño de un "sistema de gobierno Saulida en Gabaón."

El verdadero punto de este libro es argumentar que la "Monarquía Unida" de David y Salomón en el siglo X a.C, es una ficción tardía, inventada por los escritores bíblicos del sur, de judea. El "estado de Israel" real, según Finkelstein, es el reino del norte de Israel, que surgió en el siglo IX a.C., es decir, en los Omritas.

Basta con mirar la "política Saulida" de Finkelstein para concluir lo siguiente: 1) Saúl era un Judaita, un sureño de la tribu de Benjamín. (2) Gabaón estaba al sur, a sólo 6 kilómetros de Jerusalén. (3) Saúl es considerado como una figura histórica, un rey, de principios del siglo X a.C, a más tardar. (4) el gobierno de Saúl se extendió por Samaria hasta el Valle de Jezrael, en el norte. Por lo tanto existía un reino del siglo X que abarcaba tanto Judá como Samaria, gobernado desde una capital de Judaita. En otras palabras, la "política Saulida" de Finkelstein es, de hecho, la "Monarquía Unida" que dice la Biblia. 
 
El otro pilar sobre el que Finkelstein fundamenta el reino del norte se basa en la "cronología baja". Sin embargo, esto también es considerado por la mayoría de los arqueólogos convencionales como falto de fundamento. Finkelstein ha defendido incansablemente su "cronología baja". Finkelstein ha vuelto a trabajar sin descanso la estratigrafía y la cronología de sitio en sitio, no sólo en Israel y Cisjordania, sino incluso en Jordania, con el fin de defender su "cronología baja." De hecho, nunca ha habido ninguna prueba empírica e inequívoca en apoyo de la "cronología baja." Unas pocas fechas del carbono-14 no ofrecen una prueba contundente, y muchas otras fechas apoyan la cronología convencional (por ejemplo en Tel Rehov, que nunca Finkelstein cita aquí). A lo sumo, la cronología baja ofrece la posibilidad de unos 40 años de diferencia, pero nunca de 100 años.

Sin embargo, en esta endeble fundamento Finkelstein descansa toda su reconstrucción elaborada, con implicaciones de largo alcance para el levantino meridional y la historia de Israel.

Desde los descubrimientos de Khirbet Qeiyafa hace una década, en los que la formación del Estado Judaita se data claramente a principios del siglo X (y Finkelstein acepta esta fecha temprana), su "cronología baja" ha sido rechazada progresivamente.

En este libro Finkelstein no ha "descubierto un reino perdido"; sino que se lo ha inventado", dice Dever.  
 
 Descubrimientos monumentales en las excavaciones del sitio fortificado de Khirbet Qeiyafa han redefinido el debate sobre la historia temprana de Judá.

William G. Dever

 

Revisión por Aaron Burke
---------------------------------

La obra de Israel Finkelstein El Reino Olvidado nos invita a reconsiderar la arqueología y la historia del reino del norte de Israel en un esfuerzo por integrar los textos y los enfoques arqueológicos. Se trata de un trabajo ambicioso que pocos serían capaces de hacer. 

Los trabajos previos sobre la arqueología del antiguo Israel, en su mayoría trataban de catalogar hallazgos arqueológicos sin reescribir o refundir la narrativa histórica aceptada de la Biblia para la Edad del Hierro. Estos enfoques son insatisfactorios debido a una falta de compromiso riguroso con una amplia gama de metodologías comunes en los estudios bíblicos. Como él mismo explica en la introducción, Finkelstein busca usar la arqueología para proporcionar un sentido a la evolución histórica del reino del norte de Israel (el reino del "olvidado"), que perdió gran parte de su identidad a favor de Judá en el relato bíblico. Para ello, Finkelstein consigue reunir no sólo un amplio alcance geográfico de los datos, sino que también tiene una perspectiva histórica más larga. Se basa en gran medida en sus propios logros personales, que se destacan en su punto de vista personal en sus excavaciones y estudios.

Al principio Finkelstein describe lo que podríamos llamar el fondo del poder en las tierras altas del norte. Este es un importante punto de partida para toda premisa de Finkelstein, a saber, el carácter independiente del reino del norte de Israel. El objetivo fundamental es articular una trayectoria evolutiva de la organización política la Edad del Hierro en la sierra norte que es independiente de la concepción tradicional de la relación del reino del norte a una monarquía unida de Israel, como se muestra en la narración bíblica, que se centra en cambio en Jerusalén . Finkelstein reconstruye la llamada política Siquem durante la Edad del Bronce, que está destinada a revelar una larga trayectoria histórica de los acontecimientos políticos y socio-económicos que se desarrolla en el reino la Edad de Hierro de Israel, mucho antes de la aparición del reino del sur de Judá .

Las Cartas de Amarna, una colección de más de 300 tablillas cuneiformes de finales de la Edad del Bronce descubiertas en tel el-Amarna, en Egipto, registran la correspondencia real de los faraones de mediados del siglo XIV a.C., Amenofis III y su hijo, Akhenatón, con los gobernantes locales de diversas ciudades-estado cananeas. Las letras suelen mencionar "la tierra de Siquem" y un personaje llamado Labayu, quien dirigió una insurrección contra Egipto. Israel Finkelstein cree que Labayu gobernó Siquem y su territorio, que era un poderoso sistema de gobierno de las tierras altas del norte mucho antes de que existiera el reino del sur de Judá. Aaron Burke señala que las cartas de Amarna nunca identifican explícitamente a Labayu como el gobernante de Siquem. Así, este "principio fundamental" de la argumentación de Finkelstein se derrumba.

Las cartas de Amarna de Egipto, juegan un papel central en la discusión de Finkelstein. El problema, sin embargo, como Finkelstein reconoce, es que a pesar de que "la tierra de Siquem" aparece prominentemente en la correspondencia de Amarna, es imposible identificar con certeza el sistema de gobierno central en las tierras altas del norte, sobre todo porque ni Labayu, el líder de la insurgencia contra el gobierno egipcio, ni sus hijos nunca se identifican como gobernantes de Siquem y de su territorio. En consecuencia, este principio central de la argumentación de Finkelstein en apoyo de la prominencia de una forma de gobierno en la sierra norte (y todas las especulaciones de Finkelstein) no se desprende de las pruebas que aduce. Finkelstein simplemente utiliza a Labayu para reemplazar el papel de la monarquía unida en el siglo X como el origen de Israel (y de Judá). Esta reconstrucción, aunque fuera totalmente plausible, no sustituye el marco explicativo proporcionado por la tradición davídica en la Biblia. El hecho es que no sabemos casi nada acerca de las tierras altas del norte a principios del Hierro II.

El registro textual para este primer período es muy limitado; por lo tanto, la evidencia arqueológica y una perspectiva regional más amplia son esenciales para la reconstrucción de Finkelstein. Sin embargo, su tratamiento sigue siendo enteramente textual. 

De la Edad del Hierro I en adelante, la discusión que centra Finkelstein, es en gran medida sobre la aceptación de su "cronología baja." Si uno no puede aceptar estas fechas, hay muy poca base para aceptar la mayor parte de los análisis resultantes de Finkelstein. Por desgracia, su cronología sigue descansando exclusivamente en Meguido, su propio sitio.

Pocos descubrimientos arqueológicos bíblicos han atraído tanta atención como la inscripción de Tel Dan , la primera evidencia histórica del Rey David de la Biblia.
 
Incluso si uno adopta una visión más limitada de los logros de David de la Biblia, David sigue siendo una figura fundacional del Reino Unido. El análisis de Finkelstein, tanto textual como arqueológico, no puede conciliarse con la figura bíblica del rey David, cuya existencia ya está corroborada por la inscripción de Tel Dan. Esta inscripción evidencia no sólo la existencia de David, sino también la dinastía que estableció. 

 Finkelstein se adentra en este libro en los estudios de crítica textual tradicionales de la Biblia sólo para demostrar cuan insatisfactorios pueden ser los resultados. El libro está repleto de reconstrucciones especulativas que dependen de una serie de supuestos acerca de la cronología y la historia bíblica que no puede ser justificada. Así, su libro carece de una metodología articulada. Su esfuerzo para integrar estudios bíblicos con la arqueología sólo revela la dificultad de tal empresa y fundamentalmente lo incierto de los resultados. Por encima de todo, se nos recuerda que tenemos que adoptar un enfoque más imparcial de la aplicación de los supuestos y las afirmaciones que hacemos al intentar llevar a cabo reconstrucciones históricas de los períodos bíblicos.


Traducción de Gerardo Jofre González-Granda









Comentarios

Entradas populares de este blog

El calvinismo a examen.1.2 La doble predestinación - Por Alfonso Ropero

  " La doctrina cristiana de la voluntad de Dios es la doctrina del “decreto” divino. Esto significa que todo lo que existe tiene su origen en el pensamiento y la voluntad de Dios, que ese pensamiento y esa voluntad no son arbitrarios, sino en armonía con su naturaleza. La Biblia no sabe nada de un “doble decreto”, solo conoce el decreto de la elección; y así no hay una doble voluntad, sino la única voluntad revelada a nosotros como amor”. Emil Brunner [1]      

Guía práctica para escribir una exégesis

  Muchas veces nos acercamos al texto bíblico con prejuicios o con ideas ya formuladas acerca de lo que el texto supuestamente quiere decir. Para un estudio serio del texto, debemos, en lo posible, abrirnos al texto, despojarnos de esos prejuicios y tratar de extraer de las Escrituras el mensaje revelado por Dios.  La Biblia no se interpreta sola. Debemos interpretarla. Además de una lectura orante o devocional, debemos hacer una lectura seria y profunda, una lectura bien estudiada, en otras palabras, una exégesis.  Acá les compartimos, traducida del inglés, una guía para la exégesis bíblica.