Ir al contenido principal

Palabras en la arena -Por Manuel Velázquez Martín

En Babilonia, según el código de Hammurabi, los adúlteros y adúlteras eran arrojados al agua con sus cuerpos entrelazados y atados con cuerdas para que así murieran ahogados. 
Sin embargo, en Israel, era el apedreamiento el procedimiento previsto por la Ley para ejecutar a los culpables de este mismo delito.

Dos métodos igual de crueles con esa diferencia, debido a que en Israel, al contrario que en Babilonia,  hay  poca agua y muchas piedras... 
Por eso, en aquel  terreno reseco y tan lleno de pedregales de Palestina, sus habitantes aprendieron a practicar a menudo el ejercicio de "apedrear" a los culpables.

En aquella ocasión, como tantas madrugadas, el Jesús picapedrero había bajado del monte donde se dejaba envolver por el amor de su Padre y el silencio de la noche.  
Y estando sentado en la explanada del templo para hablar con la gente y ver si algún devoto se sacudía sus miedos ancestrales y descubría el rostro de un Dios bastante más bueno y saludable para ellos...  vio  como se rompía la calma de aquella mañana soleada por un gran tumulto provocado por un grupo de hombres que traía arrastrando a una pobre mujer sorprendida en adulterio y que, según la ley, debía morir apedreada.
La ponen delante de sus ojos y le preguntan:

"¿Tú qué dices?" 

De entrada, nos llama la atención que en  un adulterio, que es cosa de dos, solo se haya sorprendido a la mujer.
Pero está claro que esta mujer es solo una excusa para intentar comprometer a un Jesús tan libre, tan auténtico y tan valiente que los ponía en evidencia tantas veces.

Para ellos, con tal de alcanzar su objetivo, todo vale y no tienen problema en olvidarse de la persona y convertir un drama humano en un motivo de lucha ideológica.

Y Jesús, por el contrario, pasa de discusiones ideológicas y pone su atención precisamente en ese drama humano que todos llevamos dentro.
Por eso no contesta... solo escribe palabras en la arena...
Palabras silenciosas y rotundas que nos enfrentan a todos con nuestra propia conciencia... 
Y  haciendo honor a su oficio de buen picapedrero, tritura esas piedras dispuestas a ser lanzadas contra alguien por unas manos, a veces tan crispadas y agresivas.

¿Que palabras habrá que seguir escribiendo hoy en nuestra arena frente a todos aquellos que acusan, persiguen o intentan machacar a tanta gente, y especialmente a tantas mujeres, en demasiados lugares de nuestro mundo?
Hoy, en cualquier momento, ahora mismo... alguna mujer está siendo acusada, vejada o despreciada como lo fue aquella mujer del evangelio...
Y me pregunto si tendrá esta mujer de hoy quién la defienda, quién la dignifique, quién escriba en el suelo de su historia palabras liberadoras que sanen su corazón herido y restauren su dignidad acorralada.

______________________


Manuel Velázquez Martín






Comentarios

Entradas populares de este blog

Francis Collins y el Diseño Inteligente - Por Antonio Cruz

                Recientemente, mi buen amigo Alfonso Pérez Ranchal me envió uno de los últimos artículos del famoso genetista cristiano Francis Collins, aparecido en la revista católica ATRIO (24.06.2022), para que lo leyera y le diera mi opinión. El trabajo se titula: “No al Diseño Inteligente, según Francis Collins” [1] y plantea la conocida opinión evolucionista teísta de su autor, acerca de los principales argumentos del Diseño inteligente (DI).                Después de una breve introducción histórica, en el artículo se afirma que el movimiento del DI se fundamenta básicamente en tres propuestas:  

La resurrección: ¿mito o realidad? - Por José Luis Sicre

El martes pasado celebramos la fiesta de los difuntos. Miles de personas habrán visitado los cementerios, o los habrán recordado y asistido a la eucaristía. Pero las actitudes ante la muerte habrán sido muy distintas: desde una gran fe en la resurrección hasta la duda o incluso la negación. Las lecturas de este domingo nos ofrecen dos actitudes muy distintas ante la esperanza de otra vida: la de quienes creen firmemente en ella (los siete hermanos del libro de los Macabeos) y la de quienes bromean sobre la cuestión (los saduceos). Los israelitas y la fe en la resurrección             El evangelio de Marcos cuenta algo muy curioso: después de la Transfiguración, cuando Jesús baja del monte con Pedro, Santiago y Juan, les dice: «No contéis a nadie lo que habéis visto, hasta que el hijo del hombre resucite de la muerte». Y añade el evangelista que los tres apóstoles discutieron sobre «qué querría decir aquello de resucitar de la muerte» (Mc 89,-10). Efectivamente, en contra de