Ir al contenido principal

Devocionales - Por Ramón A. Pinto Díaz

 


Mi nombre es Ramón A. Pinto Díaz, chileno, nací en Valparaíso, y actualmente vivo en Viña del Mar.

Provengo de familia cristiana por parte materna, casado y con una pequeña hija. Asisto a Union Church de Viña del Mar, de la cual soy miembro del Consejo Pastoral y la Comisión de Fábrica. De profesión Ingeniero Comercial y licenciado en Administración de Empresas. Actualmente estoy terminando un Diplomado de Teología Reformada en el Seminario Presbiteriano de Chile, un Diplomado de Periodismo Narrativo en la Universidad Alberto Hurtado, y curso primer año de Licenciatura en Teología en el CEIBI.

Mi vida era bastante tranquila y dedicada especialmente al ámbito empresarial. Hasta el año 2015, cuando de manera inesperada me diagnosticaron un cáncer linfático. Si bien, todo parecía que andaría bien con el tratamiento. Lo real fue todo lo contrario. Uno tras otro, los tratamientos fueron fallando. Y lo que pensé que sería una enfermedad curable con rapidez, se fue volviendo una amenaza directa a mi vida, mis finanzas y todo lo que por años había construido.

Las quimios fallaron, por lo que me sometieron a trasplante de médula ósea para salvar mi vida. Pero también falló, y no solo uno, sino fallaron dos trasplantes de médula. Y como el cáncer avanzaba, comenzó a comprometer mi pleura pulmonar, por lo que empecé a perder capacidad respiratoria, más de 50% en el pulmón izquierdo. No era la primera vez que me enfrentaba a la muerte... era la tercera... pero parecía que no saldría de ésta.

Como último recurso, me sometieron a un programa muy nuevo, a base de inmunoterapia. El cual, de manera sorprendente, milagrosa para mí, el cáncer desapareció en menos de 45 días. Desde ese momento, llevo más de un año y medio con terapias de mantención, las que parecieran que pueden ser permanente.

Han sido 5 años de muchas emociones y eventos que me han cambiado completamente.

Sé que estoy vivo por la gracia de Dios... y busco a través de mis devocionales y reflexiones, llevar a las personas a una relación de intimidad y devoción personal con Cristo. Esa misma que el dolor y el temor me obligaron a buscar.

He estado meses hospitalizado, aislado del contacto humano y viviendo muchas incertidumbres... En esos momentos. Cristo ha sido más que presente, ha sido mi compañero de cuarto, mi guía, la roca donde afirmarme, cuando todo a mi alrededor se derrumba... Solo me sostiene su palabra, sus promesas... sus brazos.

Saludos cordiales.

Viña del Mar, Chile. Octubre, 2020


A continuación dejamos un pdf con toda una serie de devocionales/meditaciones realizadas por Ramón A. Pinto que creemos que pueden ser de bendición y estímulo. No se trata de leerlas todas a la vez o ni tan siquiera de un gran número de ellas, sino de llevarnos de cada una un pensamiento en el cual meditar.

Enlace de descarga: Devocionales






Comentarios

Entradas populares de este blog

Piñero y Pikaza. Un agnóstico y un creyente ante la misma Biblia - Por Xabier Pikaza

Rescatamos para los lectores de Pensamiento Protestante este artículo del 2014 de Xabier Picaza. El mismo no ha perdido vigencia y creemos que apunta a una serie de cuestiones de gran importancia en el actual debate sobre Jesús. Dice Picaza... El pasado 28 de Septiembre he recogido en mi blog la lectura/recensión de Antonio Piñero a mi Historia de Jesús , prometiendo ofrecer mi visión del tema, y así lo haré brevemente, pues hacerlo con anchura exigiría un libro entero, (he tratado de la obra de A. Piñero en otros lugares de este blog: cf.12.12.06; 10.14.07; 24.02.10; 13.08.12: 20.08.12...). Varias son las diferencia que Antonio Piñero ha visto entre mi visión de Jesús y la suya, pero la más importante es, a mi juicio, la que se refiere a la lectura creyente/confesional y a la científica de la Biblia, como si fueran distintas. Yo sería (o tendería a ser) un representante de la lectura confesional que, a su juicio, tiende al partidismo, porque introduce en la Biblia presupue

Los bautistas del Sur y la Biblia - Por Alfonso Ropero

La batalla por la Biblia inerrante en los Bautistas del Sur En 1970 William E. Hull (1930-2011), considerado un brillante teólogo evangélico a nivel mundial y uno de los más respetados de la Convención Bautista del Sur [1] , predicó un sermón en Crescent Hill Baptist Church de Louisville, titulado Shall We Call the Bible infallible? A primera vista se podría esperar un mensaje laudatorio sobre las excelencias de la Biblia, pero su respuesta, sin ánimo de ser polémica, fue sorprendente. Según el historiador bautista Bill Leonard, el reverendo Hull, «desafió la idea de la inerrancia bíblica. Fue un sermón que discrepaba y exponía un argumento contra la inerrancia bíblica. Decía que incluso si tuviéramos una traducción perfecta de un texto perfecto, todavía tendría que ser interpretado por intérpretes falibles. Por lo tanto —concluía— no deberíamos llamar a la Biblia infalible» [2] . No quiso ser controversial, pero lo fue. En ese tiempo era deán de la cátedra de teología del Southern